Menú
InicioSobre míCurso de Alimentación ComplementariaIniciar Sesión en el curso de Alimentación ComplementariaBLW BlissConsulta PediátricaConsulta Online
MultimediaTiendaBlogEquipoSuscripciónContacto
Volver a Blog

5 formas de ayudar a tu bebé a probar la proteína

Oct 14, 2021
5 formas de ayudar a tu bebé a probar la proteína

¿Por qué a mi bebé no le gusta la carne?

La carne animal es una de las texturas más desafiantes para los bebés.

Cuando tu bebé se inicia en la alimentación complementaria con BLW Bliss aprenderá a interactuar con diferentes tipos de texturas, y algunas le resultarán más manejables que otras, la proteína suele ser una de ellas. Como continuación de mi blog anterior sobre ¿Cómo dar la proteína en la alimentación complementaria de mi bebé?, hoy quisiera compartirte algunos tips que pueden ayudar a que tu bebé pruebe la proteína.

  1. Permítele que experimente y juegue con las texturas. Permite que tu bebé explore diferentes tipos de texturas, no solo en la alimentación, sino también en el juego. Deja que se unte.
  1. Asegúrate que la consistencia del alimento sea adecuada. Cuando practicamos BLW Bliss la recomendación en general es dar la proteína animal y la de origen vegetal como los granos en forma de hamburguesitas. Asegúrate que tengan el tamaño y consistencia adecuados para que se dejen macerar.
  1. Sé creativo al presentar el alimento. No dejes de lado la creatividad. Un plato creativo puede animar a tu bebé a probar. Por ejemplo, puedes decorar los pancakes con ojitos o que el brócoli se vuelva un bosque. También puedes combinar las frutas intercalando colores para que sea más atractivo.

Algunas ideas deliciosas que puedes encontrar en mi libro “Y los vegetales ¿pa' cuándo?”:

  • Tortitas de brócoli.
  • Hamburguesas de berenjena.
  • Lasaña de zucchini.
  • Muffins de espinacas.
  1. Combina la proteína con otro alimento que si le guste. Puedes combinar la proteína con otro alimento que le guste bastante. Sigue ofreciendo, no te quedes con el primer rechazo (ni con el segundo).
  1. Prueba variar las fuentes de proteína: Si no le ha gustado la carne, prueba el pollo, el pescado, o granos como las lentejas y los garbanzos. Varía siempre los alimentos por cada grupo.

Recuerda que lo más importante es no obligar a tu bebé a comer. Si tu hijo no quiere comer, ten paciencia, sé persistente y perseverante. Maneja esta situación en equipo con tu pediatra para que te aconseje de la mejor manera en cómo alimentar a tu bebé a comer.