May 27, 2020

Alergia, sensibilidad e intolerancia

¿Cómo podemos diferenciar entre alergia, intolerancia y sensibilidad alimentaria?

Debes saber que la alergia es una reacción adversa alimentaria en la que interviene nuestro sistema inmunológico. Cuando ingerimos el alimento en cuestión, el sistema inmunológico produce una respuesta de liberación de histamina y mediadores inflamatorios. Esta respuesta es lo que luego identificamos en el niño como síntomas de alergia: inflamaciones del sistema respiratorio, dermatitis atópica y demás “itis”. Ahora, la sensibilidad es diferente porque es una respuesta inmunológica que se produce directamente frente al alimento y donde no median nuestros anticuerpos. La respuesta inflamatoria a la sensibilidad puede ser crónica (de mayor o menor grado) y alterar diferentes sistemas de nuestro cuerpo. Aparte de los conocidos síntomas digestivos, podrían aparecer otros síntomas como dolores de cabeza, dolores musculares, alteraciones del sueño y alteración de la temperatura corporal.

Finalmente las intolerancias son reacciones adversas a alimentos que pueden ser inmunológicas (se dividen en hipersensibilidades de tipo IgE y respuestas celulares) y no inmunológicas (enzimáticas). La intolerancia se puede manifestar como una reacción del sistema digestivo, y por eso los síntomas son principalmente hinchazón, estreñimiento o diarrea, flatulencias y complicaciones en la digestión. Se puede considerar intolerancia así la reacción no se manifieste en el intestino.

Diagnosticar una alergia alimentaria no es sencillo porque existen otros trastornos que pueden causar síntomas similares, por eso identificar cuál es el alimento responsable resulta complejo.
Recomiendo desde la medicina funcional, individualizar cada caso y evaluar muy bien todo el entorno del niño, y si es el caso de que bebé sea LME revisar la alimentación de la madre lactante.

También te podría interesar
May 27, 2020

Alergia, sensibilidad e intolerancia

¿Cómo podemos diferenciar entre alergia, intolerancia y sensibilidad alimentaria?

Debes saber que la alergia es una reacción adversa alimentaria en la que interviene nuestro sistema inmunológico. Cuando ingerimos el alimento en cuestión, el sistema inmunológico produce una respuesta de liberación de histamina y mediadores inflamatorios. Esta respuesta es lo que luego identificamos en el niño como síntomas de alergia: inflamaciones del sistema respiratorio, dermatitis atópica y demás “itis”. Ahora, la sensibilidad es diferente porque es una respuesta inmunológica que se produce directamente frente al alimento y donde no median nuestros anticuerpos. La respuesta inflamatoria a la sensibilidad puede ser crónica (de mayor o menor grado) y alterar diferentes sistemas de nuestro cuerpo. Aparte de los conocidos síntomas digestivos, podrían aparecer otros síntomas como dolores de cabeza, dolores musculares, alteraciones del sueño y alteración de la temperatura corporal.

Finalmente las intolerancias son reacciones adversas a alimentos que pueden ser inmunológicas (se dividen en hipersensibilidades de tipo IgE y respuestas celulares) y no inmunológicas (enzimáticas). La intolerancia se puede manifestar como una reacción del sistema digestivo, y por eso los síntomas son principalmente hinchazón, estreñimiento o diarrea, flatulencias y complicaciones en la digestión. Se puede considerar intolerancia así la reacción no se manifieste en el intestino.

Diagnosticar una alergia alimentaria no es sencillo porque existen otros trastornos que pueden causar síntomas similares, por eso identificar cuál es el alimento responsable resulta complejo.
Recomiendo desde la medicina funcional, individualizar cada caso y evaluar muy bien todo el entorno del niño, y si es el caso de que bebé sea LME revisar la alimentación de la madre lactante.

también te podría interesarver todas las entradas
May 27, 2020

Alergia, sensibilidad e intolerancia

¿Cómo podemos diferenciar entre alergia, intolerancia y sensibilidad alimentaria?

Debes saber que la alergia es una reacción adversa alimentaria en la que interviene nuestro sistema inmunológico. Cuando ingerimos el alimento en cuestión, el sistema inmunológico produce una respuesta de liberación de histamina y mediadores inflamatorios. Esta respuesta es lo que luego identificamos en el niño como síntomas de alergia: inflamaciones del sistema respiratorio, dermatitis atópica y demás “itis”. Ahora, la sensibilidad es diferente porque es una respuesta inmunológica que se produce directamente frente al alimento y donde no median nuestros anticuerpos. La respuesta inflamatoria a la sensibilidad puede ser crónica (de mayor o menor grado) y alterar diferentes sistemas de nuestro cuerpo. Aparte de los conocidos síntomas digestivos, podrían aparecer otros síntomas como dolores de cabeza, dolores musculares, alteraciones del sueño y alteración de la temperatura corporal.

Finalmente las intolerancias son reacciones adversas a alimentos que pueden ser inmunológicas (se dividen en hipersensibilidades de tipo IgE y respuestas celulares) y no inmunológicas (enzimáticas). La intolerancia se puede manifestar como una reacción del sistema digestivo, y por eso los síntomas son principalmente hinchazón, estreñimiento o diarrea, flatulencias y complicaciones en la digestión. Se puede considerar intolerancia así la reacción no se manifieste en el intestino.

Diagnosticar una alergia alimentaria no es sencillo porque existen otros trastornos que pueden causar síntomas similares, por eso identificar cuál es el alimento responsable resulta complejo.
Recomiendo desde la medicina funcional, individualizar cada caso y evaluar muy bien todo el entorno del niño, y si es el caso de que bebé sea LME revisar la alimentación de la madre lactante.

ver todas las entradas

RECOMENDACIONES PARA MEJORAR LA CONDUCTA DE UN PICKY EATER

CORONAVIRUS EN NIÑOS ¿EXISTE DIFERENCIAS INMUNITARIAS ENTRE ADULTOS Y NIÑOS?

¿CÓMO AFECTA LA VITAMINA D A LA SALUD INMUNOLÓGICA?