Menú
InicioSobre míCurso de Alimentación ComplementariaIniciar Sesión en el curso de Alimentación ComplementariaBLW BlissConsulta PediátricaConsulta Online
MultimediaTiendaBlogEquipoSuscripciónContacto
Volver a Blog

¿Cuándo puede tomar agua mi bebé?

Sep 28, 2021
¿Cuándo puede tomar agua mi bebé?

El agua es parte de la alimentación complementaria.

La alimentación complementaria, como su nombre lo indica, es complementaria y no sustitutiva desde los 6 meses a los 2 años de edad.

El agua es un alimento complementario y al igual que todos los grupos de alimentos, puedes introducirlo a partir de los 6 meses (nunca antes). Es clave que el agua sea parte sustancial de nuestra alimentación, ya que es el mejor acompañante posible y el líquido vital para nuestro organismo, además de aportar múltiples beneficios:

  • Ayuda a la digestión y combate el estreñimiento.
  • Contribuye a la eliminación de toxinas.
  • Protege los órganos y tejidos.
  • Ayuda a la concentración.
  • Mejora el rendimiento físico.

¿Qué sucede si ofreces el agua al bebé antes de tiempo?

Una de las consecuencias de ofrecer el agua antes de la edad recomendada es la malnutrición, ya que podrías incentivar al bebé a que disminuya sus tomas de leche materna o fórmula, que son los alimentos principales en esta etapa. Por otro lado, si el agua no está limpia puede generarle complicaciones gastrointestinales al bebé. Recuerda que la leche materna contiene aproximadamente 80% de agua, por lo que no es recomendable que ofrezcas el agua en ningún caso antes de los seis meses de edad, ni siquiera en los climas cálidos.

¿Cuánta agua puedo darle a mi bebé?

Menores de 6 meses: Lactancia materna o fórmula. No se recomienda agua.

6 a 8 meses: 5 a 6 onzas.

9 a 11 meses: 8 a 10 onzas.

12 a 16 meses: 16 a 18 onzas.

17 a 24 meses: 19 a 20 onzas.

1 onza: 29,5 ml.

Es importante promover el agua como hábito desde la edad indicada, pero no olvidar el impacto de la leche materna y que, junto con la fórmula, siguen siendo el alimento principal, puedes conocer más sobre la alimentación complementaria y sus características en este otro artículo.

¿Mi bebé puede usar el vaso? ¿Desde qué edad lo incorporo?

Una de las preguntas más frecuentes es: ¿Cuándo puede mi bebé empezar a usar el vaso? Así que puedes aprovechar esta etapa en la que vas a incluir el agua como un complemento en la alimentación y dársela a tu bebé en vaso. Recuerda que lo puedes hacer desde los 6 meses.

Si a tu bebé no le gusta el agua, no desistas, sigue ofreciéndola, pero no lo obligues. Es importante siempre respetar el apetito y la saciedad del bebé. Recuerda que está explorando y descubriendo nuevos sabores, y la alimentación debe ser perceptiva y respetuosa. 

¿Puedo darle jugos naturales a mi bebé?

Los jugos no son tan saludables como nos han hecho creer. Aún si son naturales y sin azúcares añadidas, una vez que sacamos la fructosa (el azúcar natural) de la fruta por medio de un procesador, batidor, etc, nos desprendemos de la fibra, que es uno de los aportes importantes de la fruta, y nuestro organismo recibe el azúcar libre del jugo de forma rápida y la respuesta insulínica aumenta inmediatamente.

Si los jugos son parte de tu desayuno diario, es ideal que revisemos la alimentación. La ingesta frecuente de jugos, sobre todo a edades tempranas, se asocia a enfermedades como la diabetes tipo 2 y produce en nuestro organismo efectos a nivel de la glucosa similares a los que producen las gaseosas.

En los jugos, controlar la cantidad de fruta que consumimos es complejo: probablemente como snack podamos comernos una manzana, pero para llenar un vaso de jugo necesitaríamos licuar dos o tres. Sucede lo mismo con la naranja y en general el resto de las frutas.

En mi blog ¿Por qué no recomiendo el jugo antes del primer año de vida? Te doy más información acerca del porqué no lo recomiendo ni antes, ni después. Recuerda que en los jugos se desaprovecha la fibra natural. 

Durante el proceso de la alimentación complementaria pueden surgir muchas dudas en cuánto a las porciones correctas, qué alimentos deberías incluir en la dieta y cuáles no. En mi libro Enséñales a comer para toda la vida te acompaño desde el embarazo, hasta el inicio de la alimentación complementaria para que reconozcas los mejores alimentos durante este camino y así puedas incluirlos en tus recetas.